Tamara Falcó se compromete con el empresario del ocio nocturno Íñigo Onieva

La marquesa de Griñón ha anunciado su próxima boda en una publicación en su cuenta de Instagram citando a San Pablo y declarándose “la mujer más afortunada del mundo”

Tamara Falcó e Íñigo Onieva, en una boda en Ciudad Real, en julio de 2021
Tamara Falcó e Íñigo Onieva, en una boda en Ciudad Real, en julio de 2021Javier Ramirez (Getty)

Ya hay trama para la segunda temporada del reality de Netflix Tamara Falcó: La marquesa. Su protagonista, la marquesa de Griñón, influencer, ganadora de MasterChef Celebrity y famosa en general, se ha comprometido con el empresario nocturno y diseñador Íñigo Onieva. Falcó lo ha anunciado este jueves 22 de septiembre en su perfil de Instagram, con una foto en la que se la ve besando a su ahora prometido y mostrando una mano ensortijada a la cámara. “Antes de conocerte @ionieva me sentía completa y contenta, pero fue cruzarnos y que mi vida diera un giro a mejor, totalmente inesperado”, comenta en el pie de foto Falcó. “¡Qué locura! Pero como diría una sabia mujer: es una locura de Amor… y como también dice San Pablo, en su carta a los Corintios: al final, en la vida, lo único que importa es el Amor”. Falcó, de 40 años, no ha optado por vender la exclusiva de su próxima boda a una revista ni ha etiquetado a ninguna marca de joyería en su post. Ha elegido así una forma de comunicación más directa y menos onerosa que en otras ocasiones que han marcado su vida.

La pareja lleva dos años de relación. Esta salió a la luz en noviembre de 2020 con unas fotos de ambos paseando por las calles de Madrid. Onieva era por entonces un perfecto desconocido para los medios y revistas del corazón, no así para la jet set madrileña entre la que el empresario se mueve. La relación de la pareja surgió a través de Álvaro Falcó, primo de Tamara, y de su pareja, Isabelle Junot. El hijo del fallecido marqués de Cubas es uno de los mejores amigos de Onieva. Todos ellos forman un grupo de socialités que huyen del foco mediático. Onieva, de 33 años —siete menos que Tamara Falcó—, es un apasionado del mundo del motor y del diseño.

Onieva es una mezcla entre relaciones públicas, comunicador y generador de negocio. Es copropietario de locales como el madrileño Lula Club o el restaurante Tatel, con sedes en la capital española, Ibiza y Beverly Hills. También es director artístico del centro comercial WOW, en la Gran Vía madrileña. Su mediático noviazgo lo ha convertido en un imán para las marcas, pero al mismo tiempo ha condicionado su vida. “Los paparazzi saben dónde estoy antes que mi madre”, dijo el pasado marzo en una entrevista con EL PAÍS. Entonces se mostraba reservado, pero accedió a hablar brevemente sobre Tamara Falcó. “Formamos muy buen equipo”, dijo. “Somos un buen match. Mismos intereses, mismos valores…”

El rumor de campanas de boda entre Falcó y Onieva llevan resonando desde hace tiempo y en el reality que cuenta su vida, Tamara Falcó: La marquesa, estrenado en Netflix el pasado 4 de agosto, se hicieron más patentes y sonoras. En uno de los capítulos, la cuarta hija de Isabel Preysler viaja hasta Nueva York junto a su madre y la pareja de esta, el escritor y premio Nobel Mario Vargas Llosa. Después de asistir al desfile de Carolina Herrera en Manhattan, ambas visitan su primera tienda en la Gran Manzana, donde Tamara Falcó le pide a la hija de la gran modista, Carolina Jr, que le enseñe su sección de novias, ante la patidifusa reacción de Preysler. A su edad, su madre ya se había casado tres veces y había tenido cinco hijos.

“Estás en la edad del pavo”, le acabaría diciendo su madre, después de que Tamara se excusara diciendo que quería ver esos vestidos por su valiosa confección. La hija del marqués de Griñón le acabaría explicando toda la escena, de vuelta en Madrid, a su novio, para asegurarle que no tenía que preocuparse por nada, que no era un mensaje indirecto para que le pidiera en matrimonio.

“Escribo AMOR en mayúsculas porque se lo merece y esa felicidad que describo, es el resultado de ese respeto, cariño y admiración que tenemos el uno por el otro y que hemos compartido en estos dos años de noviazgo”, continúa la marquesa en el escrito con el que ha anunciado su compromiso. En el mismo asegura sentirse “la mujer más afortunada del mundo” y confirma que fue su novio, que tras el enlace pasará a ser marqués consorte, quien le propuso matrimonio. “El sí que te di te lo repito y te lo dejo por escrito para que no se te olvide jamás”.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS