Capilla ardiente de Pablo Milanés: “Era una máquina de hacer canciones perfectas”, resume Fito Páez

El productor del cantautor cubano anuncia que ha dejado grabado un disco póstumo de colaboraciones con artistas como Alejandro Sanz, Juanes o Caco Senante

Una seguidora se despide del cantautor cubano Pablo Milánes este miércoles en la capilla ardiente instalada en la Casa de América de Madrid. Foto: FERNANDO VILLAR (EFE) | Vídeo: EPV

Decenas de personas hacían cola este miércoles desde las 10 de la mañana, paraguas en mano, para dar el último adiós a Pablo Milanés en la Casa de América de Madrid, lugar escogido para que familiares, amigos y fans se despidan del cantautor cubano fallecido este martes a causa de un cáncer. Se prevé que sea enterrado en la capital, aunque Federico Pérez Rey, cuñado de Milanés y representante de la familia, no ha informado sobre el destino final de los restos del músico ni si se hará un homenaje en Cuba. Ha agradecido el cariño que se respira en la sala: “Fue, es y será universal y la gente que lo es recibe el mismo cariño que dio en vida”. Figuras del mundo de la cultura también se han ido acercando a la capilla ardiente, que ha abierto sus puertas a las diez y media. El actor Juan Echanove y los músicos Fito Páez y Caco Senante, todos amigos de Milanés, han sido de los primeros en llegar.

A las puertas de la Casa de América, Fito Páez ha contado que Milanés tenía proyectos en marcha: “Estábamos preparando un disco de tangos, teníamos la última reunión en marzo en Madrid y no se pudo hacer”. Para Páez se ha ido un hermano y uno de los mejores cantautores de este siglo y el pasado: “Era una máquina de hacer canciones perfectas, no tiene descartables”. Además, su violinista y productor Dagoberto González ha anunciado que ha dejado grabado un disco póstumo de colaboraciones, continuación de Querido Pablo y Pablo Querido. La nueva entrega contará con artistas como Alejandro Sanz, Juanes o Caco Senante.

El músico argentino Fito Páez, a su llegada a la Casa de América.
El músico argentino Fito Páez, a su llegada a la Casa de América.FERNANDO VILLAR (EFE)

Senante, tembloroso, ha recordado el gran legado que deja y la voluntad política de su amigo: “Tenía un gran sentido de la justicia y nunca cerró su boca para decir lo que pensaba, a pesar de las consecuencias, la verdad siempre estaba por delante”. El cantautor Luis Pastor ha hablado sobre los últimos años en los que Milanés no ha querido hablar de sus ideas: “Cuando los sueños e ilusiones de futuro no se cumplen, dejan un poso de desencanto y te hacen sentir en tierra de nadie, lo que quedará de él no serán los postulados políticos, sino la magia de su poesía”. Senante ha recordado que entre las últimas voluntades del cantautor no estaba ser repatriado a Cuba y ha sugerido que lo “lógico es que quien retorne a Pablo a Cuba sea la cultura”. Echanove, al que la emoción no le ha permitido hablar más, ha asegurado que confiaba en la recuperación del cantante: “Ya me había hecho a la idea desde hace unos meses, pero siempre tenías la sensación de que Pablo iba a vencerlo otra vez”.

Más de un centenar de seguidores de tres generaciones, deseosos de despedirse del cantautor cubano y agradecerle los más de 50 años de música, se han acercado desde primera hora de la mañana cuando solo la familia y amigos cercanos se encontraban dentro de la capilla ardiente. Entre flores y lágrimas, no han parado de desfilar decenas de personas para ver los restos del cubano en toda la mañana, muchos de ellos de origen cubano y criados con sus canciones. Algunos se han cuadrado frente al ataúd, rodeado de decenas de ramos de flores y una foto suya en blanco y negro, con el puño en alto y otros han escrito largas dedicatorias en el libro de firmas. También han llegado coronas de amigos como Joaquin Sabina, que no ha acudido a la capilla. Y, tras finalizar el acto, unos 50 asistentes de todas las edades se lanzaron a cantar emocionados éxitos de Milanes como Para vivir y Yolanda.

Centenares de seguidores de Pablo Milanés se congregan para el último adiós al cantautor cubano en la Sala Cervantes de la Casa de América, en Madrid.
Centenares de seguidores de Pablo Milanés se congregan para el último adiós al cantautor cubano en la Sala Cervantes de la Casa de América, en Madrid. FERNANDO VILLAR (EFE)

La cantante Massiel, que ha aparecido entre la fila de fans y con la que compartió escenario muchas veces, no ha podido reprimir las lágrimas al hablar de Milanés: “Era una bolita de amor y sensibilidad”. No ha parado de llorar desde que ayer en los medios apareciera una fotografía de ambos en un concierto en el que se acariciaban. La artista se ha remitido a la primera cena en la que habló con el compositor en 1976, el día de su cumpleaños, la misma fecha que la cantante Cecilia murió en un accidente de coche y que debía ir a esa celebración. “De América ahora solo llega reguetón y eso a mí no me llega, pero Milanés era capaz de transmitir con la voz y la mirada”, ha concluido. Jorge Drexler, ganador de 7 Grammy Latinos este año, también ha recordado los primeros momentos con el fallecido: “Gracias a él me quedé a vivir en España en 1995″. La primera canción que grabó aquí fue Dos colores: blanco y negro, compuesta por Víctor Manuel y Pablo Milanés, al que ha definido como el mejor cantante que conoció en persona.

Junto a la familia se ha podido ver a otros rostros conocidos como Pastora Vega, María Isabel Lago, Ana Belén. El ministro de Cultura, Miquel Iceta, ha sido uno de los últimos en presentar sus respetos ante la persona que “trasladó al mundo el son cubano”. “Perdemos una pieza importante en las historias musicales de muchos que nos hemos emocionado con sus canciones reivindicativas y románticas”, ha comentado. Un adiós que se produce en Madrid, la ciudad que ha sido su casa en sus últimos cinco años de vida.


Toda la cultura que va contigo te espera aquí.
Suscríbete

Babelia

Las novedades literarias analizadas por nuestros mejores críticos en nuestro boletín semanal
RECÍBELO
Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS