Lesmes se plantea reunir el consenso necesario para renovar antes de octubre el Constitucional con los progresistas y parte del sector conservador

El presidente del Consejo estudia proponer la votación de dos candidatos en el pleno de la semana que viene

El presidente del Consejo General del Poder Judicial, Carlos Lesmes, preside el pleno del órgano el pasado 8 de septiembre.
El presidente del Consejo General del Poder Judicial, Carlos Lesmes, preside el pleno del órgano el pasado 8 de septiembre.Pool

La decisión del bloque conservador del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) de rechazar cualquier posibilidad de acuerdo para renovar el Tribunal Constitucional antes de final de mes ha puesto el foco de nuevo en el presidente del CGPJ, Carlos Lesmes. A principios de septiembre medió con los vocales conservadores para convencerles de que había que nombrar a los dos magistrados como establece la ley, pero una vez que los más duros de su bloque aceptaron sentarse a negociar con los progresistas, el presidente se ha mantenido en un segundo plano a la espera de un pacto. Ante la evidencia de que la mayoría de su grupo está retrasando la posibilidad de alcanzar un acuerdo a corto plazo, el presidente se plantea buscar una fórmula alternativa para reunir los 12 votos necesarios para realizar los nombramientos. Fuentes cercanas al presidente del Consejo señalan que Lesmes estudia la posibilidad de llevar al pleno ordinario del próximo día 29 la candidatura de un magistrado de tendencia conservadora y otro propuesto por los progresistas para que salga adelante con los ocho votos de este grupo, el del propio presidente y, al menos, otros tres vocales conservadores.

Fuentes cercanas al presidente explican que Lesmes no tiene cerrado ese acuerdo alternativo con los progresistas ni con vocales conservadores que pudieran secundarlo, pero cree poder reunir los votos de aquí al pleno si lo ve necesario para desbloquear la negociación. Según estas fuentes, los vocales conservadores Wenceslao Olea y Vicente Guilarte estarían dispuestos a apoyar esta opción, y el presidente cree que puede convencer de aquí a entonces a uno, o incluso dos, del resto de miembros conservadores. Se trataría de alguno de los ocho consejeros de este grupo que hasta hace unas semanas amagaron con hacer fracasar los nombramientos y que, desde que empezaron las conversaciones, han apostado por dilatar cualquier posibilidad de corto plazo. Pero el presidente considera que podría convencer al menos a uno o dos de ellos, para hacer posible un acuerdo.

Compás de espera para los progresistas

Los progresistas son partidarios de esperar unos días más para ver si, tras la reunión interna de los conservadores fijada para el día 28 de septiembre, se divisa alguna posibilidad de alcanzar un pacto de consenso que reúna a la mayoría de los vocales del pleno. El pacto de mínimos es asumido como una posibilidad, pero solo si las conversaciones encallan definitivamente en las próximas semanas, y fuentes progresistas afirman que, en este momento, no se plantean apostar en el pleno de la semana que viene por un acuerdo como el que plantea Lesmes. En la primera reunión mantenida la pasada semana, los dos grupos acordaron que los nombramientos deben realizarse “por una amplia mayoría”, y ese compromiso sigue vigente, según miembros del sector progresista.

El presidente, según las fuentes consultadas, lleva semanas explorando esta opción para presentarla el día 29 si para entonces no había visos de un pacto, pero no se la ha presentado formalmente a los progresistas ni la ha cerrado con los vocales de su bloque con cuyos votos espera contar. Lesmes tiene atadas varias candidaturas de magistrados conservadores del Supremo que aspiran a ir al Constitucional, y la idea pasaría por consensuar una de ellas con al menos tres vocales de su grupo y llevarla al pleno junto al candidato que propongan los progresistas.

Desde el inicio de la negociación, Lesmes ha pedido a los grupos que no eternicen las conversaciones y se centraran en alcanzar un pacto, aunque no puso plazos. Este miércoles, cuando le informaron de que los conservadores habían comunicado en la reunión que no se volverían a reunir hasta dentro de dos semanas, el presidente se mostró confiado en una solución y pidió que siguieran hablando hasta alcanzar un acuerdo, según estas fuentes. En ambos bloques se da por hecho desde hace semanas que Lesmes iba a dejar hacer a los vocales en los que se ha delegado la negociación, pero que tomaría las riendas si se alejaba la opción de alcanzar un pacto mayoritario.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete



Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites
Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS