El euríbor cierra noviembre en su mayor nivel desde 2008: la cuota de los que revisen ahora su pago crecerá un 44%

El índice escala en el penúltimo mes del año hasta el 2,828%, solo dos décimas más que en octubre pero 3,3 puntos por encima de noviembre de 2021

Viviendas en alquiler y a la venta en Madrid.
Viviendas en alquiler y a la venta en Madrid.

En este mes de noviembre se han vivido dos caras en la cuesta del euríbor: una buena y otra menos amable. Por un lado, el índice al que se referencian la mayoría de las hipotecas variables (la cuota, habitualmente, se actualiza una vez al año) ha dejado de crecer con tanta fuerza. Cerró noviembre en el 2,828%, solo dos décimas por encima del 2,629% de octubre. Es decir, se acabó el apresurado rally que comenzó en verano. Sin embargo, esto no despeja este problema para los titulares de un préstamo para la compra de vivienda a tipo variable, ya que la diferencia con un año atrás es la mayor de siempre: 3,3 puntos porcentuales más. Esto, en la práctica, supone un encarecimiento de las cuotas del 44%, aunque ese porcentaje puede oscilar algo en función del diferencial que se tenga contratado.

En el caso de una hipoteca media (143.222 euros en septiembre de este año, según el INE) que esté en los primeros años del préstamo, que lo tenga que devolver en 24 años y con un diferencial de euríbor más un punto, las letras se elevarían unos 234 euros al mes. Así, en estos casos pasarán a abonar unos 761 euros en lugar de 527 euros si el euríbor siguiese en el umbral de noviembre de 2021. Esto, en el año, supone pagar 2.807 euros por encima del ejercicio anterior.

La razón por la que la cuota hipotecaria se dispara es doble: por un lado, presiona con fuerza la subida del indicador en estos meses. Eso sí, también tiene parte de responsabilidad que a estas alturas de 2021 el euríbor estaba en negativo, en cotas históricamente bajas. De hecho, para diciembre se espera que ocurra algo similar, ya que el ejercicio pasado se hundió hasta el -0,502%, todavía más bajo que en noviembre. Es decir, la fotografía saldrá peor aunque el índice se mantenga estable.

La escalada del euríbor afectará antes o después a casi cuatro millones de hogares (en España hay unos cinco millones de hipotecas, de las que 3,7 millones son a tipo variable). Además, aunque parece haberse frenado en su ascenso, todavía no ha tocado techo y previsiblemente seguirá subiendo a lomos de las próximas alzas de tipos que pueda decretar el Banco Central Europeo (BCE) en su lucha contra la inflación.

“Los próximos datos serán determinantes. El mercado esperaba que el IPC de noviembre cayera respecto al de octubre [ha bajado seis décimas hasta el 10%], lo que podría conducir a un cambio de tendencia. Aun así, se encuentra cinco veces por encima del objetivo, lo que seguirá presionando al BCE a subir los tipos”, explica Joaquín Robles, analista de XTB. De hecho, para la reunión de mediados de diciembre, la previsión es que el Eurobanco aplique un nuevo alza de entre 50 y 75 puntos básicos. Ante este panorama, fuentes del sector financiero y las principales casas de análisis sitúan el euríbor entre el 3% y el 3,5% para el próximo año.

Según explican fuentes de los principales bancos nacionales, estas actualizaciones de precio para los deudores hipotecarios van con cierto decalaje. Por ejemplo, los clientes que revisan su cuota en noviembre, en realidad lo hacen respecto al euríbor de septiembre. Pero eso no supone que este golpe no vaya a llegar, solo que irá con retraso. Por ese motivo, el Banco de España espera que el deterioro en la renta de las familias se produzca en los próximos trimestres. “El grueso de las revisiones hipotecarias con euríbor alto se van a producir entre noviembre y verano del año que viene”, explicó hace unas semanas Ángel Estrada, director general de Estabilidad Financiera, Regulación y Resolución del Banco de España.

Paquete de ayudas

El tipo de hipoteca contratada en el país ha cambiado en los últimos años por los tipos cero o negativos. Una situación históricamente anómala que modificó las ofertas comerciales y las preferencias de los usuarios. Lo habitual era el predominio de la variable, aunque en el último lustro se dieron la vuelta y era más frecuente la contratación de hipoteca a tipo fijo. Pese a este cambio, según datos del supervisor, casi un 73% del stock está a tipo variable.

El Gobierno y la banca, con las subidas de los últimos meses del euríbor y la incertidumbre sobre la economía, se apresuraron para negociar un plan de medidas de apoyo a las familias vulnerables y las que están en riesgo de serlo. Unas conversaciones que tuvieron fumata blanca la pasada semana, cuando se pactó la actualización del Código de Buenas Prácticas —para rentas de hasta 25.200 euros, que les haya incrementado la cuota y que dedique al menos la mitad de sus ingresos netos al pago de la hipoteca— y la creación de un nuevo protocolo transitorio, que estará en vigor dos años —para familias que ganen hasta 29.400 euros, la tasa de esfuerzo deberá superar el 30% y esta, a su vez, haber aumentado al menos un 20%—.

El Ejecutivo calcula que este escudo social pueda beneficiar a un millón de hogares, aunque las asociaciones de consumidores enfrían estas expectativas y consideran que se aplicará en un número muy inferior. Como ejemplo ponen el escaso uso que se ha dado del código que está en vigor desde 2012, que ha llevado a cabo 62.526 operaciones en una década. “El inconveniente es que las reducciones en la cuota están asociadas a una extensión en la vida de los préstamos, lo que supone un aumento de los intereses a pagar por los prestatarios”, matiza Robles.

La agenda de Cinco Días

Las citas económicas más importantes del día, con las claves y el contexto para entender su alcance.
RECÍBELO EN TU CORREO

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites

Sobre la firma

Hugo Gutiérrez

Es periodista de la sección de Economía, especializado en banca. Antes escribió sobre turismo, distribución y gran consumo. Ha desarrollado su carrera en EL PAÍS tras pasar por el diario gaditano Europa Sur. Es licenciado en Periodismo por la Universidad de Sevilla, Máster de periodismo de EL PAÍS y Especialista en información económica de la UIMP.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS