Las claves sobre ‘Las cuatro estaciones’, la serie documental centrada en La Moncloa y Pedro Sánchez

Su director, Curro Sánchez Varela, y las dos compañías que financian el proyecto, Secuoya Studios y The Pool, explican en qué estado se encuentra esta producción

Pedro Sánchez, en el Palacio de la Moncloa en julio de este año.
Pedro Sánchez, en el Palacio de la Moncloa en julio de este año.Samuel Sánchez

Las cuatro estaciones es tan solo un título provisional para la serie documental centrada en Pedro Sánchez y la Moncloa de las productoras Secuoya Studios y The Pool. Pero ese nombre resume su esencia: “se trata de seguir durante 12 meses el quehacer de la institución y comprobar cómo las estaciones del año marcan sus ciclos de trabajo”, comenta este martes por teléfono su director, Curro Sánchez Varela. Por eso, constará de cuatro capítulos con una duración de unos 45 minutos cada uno, con financiación privada. El BOE publicaba el 10 de septiembre el convenio entre las productoras y la Secretaría de Estado de Comunicación para este proyecto anunciado en marzo de 2022. Aunque firmado ahora, se han cumplido los primeros seis meses de trabajo y se espera que su proceso de postproducción finalice en la primavera de 2023. Ya están grabadas sus dos primeras entregas.

La idea inicial era comenzar el seguimiento en la XXVI Conferencia de Presidentes en la isla de la Palma, en la que los líderes de las comunidades autónomas se reúnen con el presidente del Gobierno. La invasión rusa en Ucrania en febrero cambió los planes del equipo y condicionó el arranque de la serie a uno “más dramático”. Lo primero que vamos a ver será “al presidente y su equipo más directo preparando a comparecencia en el Congreso para hablar de la crisis de la guerra en Europa”, apunta su director.

Curro Sánchez Varela, director de 'Las cuatro estaciones'.
Curro Sánchez Varela, director de 'Las cuatro estaciones'.

La serie cubre dos líneas narrativas. La primera de ellas pretende explicar una institución como La Moncloa, por la que han pasado partidos políticos de varias ideologías en sus más de 40 años de historia, “llena de liturgias, curiosidades y tradiciones”. Este complejo de edificios “es una ciudad en sí misma de casi 3.000 habitantes”, cuenta Sánchez Varela. La producción mostrará los distintos departamentos que componen el centro del poder del país y el papel que desempeñan, además de rendir homenaje a sus trabajadores, de directivos a ujieres. “Algunos de ellos llevan décadas de servicio, desde los tiempos de Adolfo Suárez”, comenta el cineasta. Levantando “piedra a piedra el lugar”, el equipo de grabación se ha encontrado un grupo de bomberos, un maestro cetrero, un lugar donde expiden DNI… Uno de los rincones del lugar que más le impresionaron fue el del equipo que se encarga de atender la correspondencia que reciben de los ciudadanos. “Son cientos de cartas semanales, procedentes de todos los rincones de España y de españoles en el extranjero, y estos trabajadores se dedican a responder a casi todos ellos. Hay veces que se genera una relación epistolar, porque si reciben una nueva contestación vuelven a enviar un mensaje, aunque ocurra cada semana”, comenta el cineasta.

Por otro lado, Las cuatro estaciones está cubriendo, “a costa de mucho papeleo”, la agenda del presidente Pedro Sánchez y su equipo. En sus dos primeras entregas mostrará de la cumbre de la OTAN celebrada en junio en Madrid y la visita de Sánchez a Bruselas por la reunión del Consejo Europeo en ese mismo mes. El director asegura que Moncloa no revisa el material de forma regular: “La primera vez que mostramos fragmentos del primer episodio fue hace dos semanas. Las matizaciones que hicieron fueron cuestiones técnicas, correcciones de algún dato o nomenclatura que aparecían de forma incorrecta”. Aunque se añade un lado humano de Sánchez, en el documental no aparecen sus hijas, pero sí su mujer, y puede verse cómo el presidente celebra su cumpleaños de 2022.

Pedro Sánchez en la cumbre a la OTAN de Madrid, el pasado 30 junio.
Pedro Sánchez en la cumbre a la OTAN de Madrid, el pasado 30 junio. Claudio Alvarez

Hasta el momento, la serie no ha cerrado un acuerdo de emisión con una cadena de televisión o plataforma de contenidos. No todos los proyectos audiovisuales nacen con uno bajo el brazo. Y, teniendo en cuenta que Las cuatro estaciones ni siquiera ha llegado a su postproducción, “está dentro de lo normal” que todavía no cuente con un lugar donde estrenarse. Un ejemplo de ello es el estreno más inminente de Sánchez Varela. Voces de una ciudad, un retrato coral de quienes construyen una ciudad como Madrid, se proyecta a finales de mes en la capital, dentro del encuentro profesional Screenings Platino Cine. Es un largometraje documental que Secuoya Studios “financió igualmente a pulmón [sin un acuerdo de distribución previo, para poner luego a la venta], como ocurre cada año con tantos otros proyectos audiovisuales en España”.

Consultadas por EL PAÍS, las productoras que han financiado el proyecto explican que “no se abordará su comercialización hasta que no esté más avanzado” si bien ya han tenido contacto con “varios clientes potenciales que han expresado su interés en valorarla, aunque todavía no se ha enseñado absolutamente nada”. “Ambas productoras creímos desde el primer momento en las posibilidades de una serie documental así, con precedentes similares en otros mercados, con un grado de acceso inédito hasta la fecha y en torno a un tema, el funcionamiento de La Moncloa, que pensamos debería generar curiosidad a un gran número de españoles, independientemente de sus ideas políticas”, defienden.

Sánchez Varela, nominado al premio Goya a mejor director novel por Paco de Lucía: La búsqueda (2014), admite que es inevitable que parte del público pueda considerar propaganda un proyecto de estas características, pero defiende que su trabajo tiene “una intención didáctica”. Después de rodar varios documentales centrados en personajes de la cultura española —de su padre Paco de Lucía a su prima Malú o el torero Curro Romero— afronta este proyecto y a la figura de Pedro Sánchez con la misma fórmula, acercándose “con curiosidad y empatía, aunque siempre es inevitable poner el foco en algunos aspectos concretos para construir una narración”.

Acceso inédito de las cámaras

Como explica el convenio publicado en el BOE, las productoras no reciben ningún tipo de prestación económica por parte del Gobierno y se comprometen a no interrumpir las labores diarias de la institución. Los derechos de explotación son exclusivos de las productoras. Cuando cubra gastos, deberán aportar un 20% de los ingresos netos a alguna o algunas de las ONG seleccionadas por Presidencia. Las productoras todavía no han decidido a cuáles serán. Además, Secuoya Studios y The Pool deben ceder algunos de los materiales grabados que no se usen en el montaje final para que La Moncloa pueda usarlos para un uso institucional.

Mucho antes incluso de que termine el rodaje, la serie ya ha provocado una polémica política. El PP se ha lanzado contra ella. La portavoz parlamentaria de este partido, Cuca Gamarra, sostiene que “el único interés en esta serie es el ego de Pedro Sánchez”. “Los españoles preocupados por los precios desorbitados y mientras Sánchez obsesionado con su serie. No estamos para egotecas sino para soluciones”, remató Gamarra. Por el contrario, en La Moncloa están muy sorprendidos por la polémica sobre algo que nadie ha visto todavía completo. En el entorno de Pedro Sánchez insisten en que la serie les pareció un proyecto interesante para dar a conocer no solo el trabajo del presidente del Gobierno sino especialmente de los trabajadores y expertos de La Moncloa, algunos de ellos con mucha trayectoria al servicio de varios gobiernos. El presidente, aseguran en su equipo, no ha visto aún ningún fragmento de la serie y no hay ninguna intención por parte de nadie de su equipo de marcar los contenidos ni orientar su línea. El Ejecutivo, eso sí, ha decidido autorizarla y dar un acceso a las cámaras que en España no se había dado antes, aunque sí se ha hecho en otros países.

La Moncloa vive rodeada de un gran secretismo y la intención es que esta serie muestre con más naturalidad el trabajo de la presidencia sobre todo en algunos momentos delicados que se han vivido en los últimos meses. En el entorno de Sánchez solo piden que los críticos esperen a ver el resultado de la serie para opinar, y en cualquier caso insisten en que el equipo de Curro Sánchez Varela ha tenido total libertad creativa y un acceso inédito a las reuniones y los momentos clave en la toma de decisiones de los últimos meses. El Gobierno no pone un euro de dinero público para realizar este proyecto privado y tampoco tiene ningún tipo de control sobre él, insisten en La Moncloa. En el Ejecutivo y entre los autores de la serie ya daban por hecho que una parte de la sociedad rechazaría cualquier cosa que tenga que ver con Sánchez, pero confían en que el trabajo interese a quienes no tienen un prejuicio inicial contra el presidente y su gestión.

Puedes seguir EL PAÍS TELEVISIÓN en Twitter o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Recibe el boletín de televisión

Todas las novedades de canales y plataformas, con entrevistas, noticias y análisis, además de las recomendaciones y críticas de nuestros periodistas
APÚNTATE

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites
Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS