El segundo tiroteo masivo en tres días en EE UU deja seis muertos en un popular supermercado de Virginia

La policía confirma que el autor era un trabajador de la tienda, que según todos los indicios se suicidó con la pistola que usó para perpetrar el ataque

Coches de policía en el supermercado donde se ha producido el tiroteo en Chesapeake, en el Estado de Virginia.Foto: Kendall Warner | Vídeo: Reuters
L. P. B.
Los Ángeles -

Seis personas han muerto por los disparos de un hombre que abrió fuego en la noche del martes dentro de un supermercado en la ciudad de Chesapeake, en el Estado de Virginia (este de Estados Unidos). El suceso desencadenó una intensa movilización de la policía, que acudió al sitio minutos después de las 22.00 (hora local), cuando se registraron las primeras llamadas a los servicios de emergencia. El jefe de la policía local, Mark Solesky, ha confirmado este miércoles que el autor era un empleado de la tienda y que, según todos los indicios, se suicidó con la pistola que utilizó para perpetrar el ataque. Su identidad no ha sido revelada por el momento.

Cinco heridos, también víctimas del tirador, están hospitalizadas. Las autoridades han informado de que el tiroteo se registró pocos minutos antes de las 22.00 (seis horas más en la España peninsular), cuando el Walmart de Chesapeake (250.000 habitantes) estaba aún abierto al público y con largas filas de clientes ante los mostradores para pagar. Esta es una semana de alto consumo entre los estadounidenses, pues el jueves se celebra el Día de Acción de Gracias y después, las grandes cadenas llevan a cabo el Black Friday.

Leo Kosinski, portavoz de la policía, hace declaraciones a la prensa.
Leo Kosinski, portavoz de la policía, hace declaraciones a la prensa. Kendall Warner (AP)

Fuentes citadas por la cadena de televisión CNN han indicado que el tirador abrió fuego en una sala reservada para los empleados. La emisora de radio local Wavy cita a testigos presenciales, según los cuales en ese momento se encontraban 14 personas en la habitación. Una testigo cree que el tiroteo estaba planificado de antemano y el atacante disparó a otros encargados de ese supermercado específico. La Policía no ha querido precisar, este miércoles en rueda de prensa, si las víctimas del tiroteo son empleados de la gran superficie, clientes o una combinación de las dos cosas. Tampoco ha aclarado cuánta gente se encontraba en el establecimiento en el momento del incidente o si el atacante tenía como objetivo alcanzar a alguna persona en concreto. Sí ha indicado que la investigación se prolongará días.

Más de 40 patrullas y vehículos de emergencias esperaban a las puertas del establecimiento pocos minutos después de recibir los primeros avisos. Las autoridades cerraron el paso al supermercado, y pidieron a los familiares y amigos que buscaban noticias que acudieran al Centro de Convenciones de la ciudad, colindante con Norfolk y que forma parte de una de las zonas metropolitanas más grandes, con más de 500.000 habitantes.

Desde 2020, Estados Unidos, el país más armado del mundo, supera anualmente los 600 tiroteos masivos (definidos como incidentes donde han sido heridas o asesinadas cuatro o más personas). Este año no es una excepción. Se habían registrado, hasta este lunes, 606 de acuerdo al Gun Violence Archive (Archivo de violencia con armas), que lleva la cuenta de este tipo de sucesos. El año pasado rompió todos los récords, con 690 sucesos y 20.900 víctimas. Este año hay ya 18.100 fallecidos.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

El pasado sábado, un hombre de 22 años irrumpió a tiros en un bar gay de la ciudad de Colorado Springs, en Colorado. El sospechoso, que fue desarmado por un cliente y fue detenido por la policía, logró matar a cinco personas y herir a otras 18 en la noche en que se celebraba a las víctimas trans asesinadas por la transfobia. Los fiscales locales tratan de construir un caso donde se le puedan imputar delitos de odio al agresor.

Vehículos de la policía en el exterior del supermercado, tras el tiroteo.
Vehículos de la policía en el exterior del supermercado, tras el tiroteo. Kendall Warner (AP)

Mientras, los habitantes de Virginia no han visto pasar ni siquiera 10 días sin volver a conocer el horror. El 13 de noviembre, un estudiante de la Universidad de Virginia de 22 años mató a tres jugadores del equipo de fútbol americano a bordo de un autobús. El crimen fue cometido horas después de que el asesino y sus víctimas, junto a varias decenas de personas, viajaran a Washington a ver un partido. El sospechoso ha sido detenido y se enfrenta a cargos de homicidio y por las heridas provocadas a otras dos personas con su arma de fuego.

Sigue toda la información internacional en Facebook y Twitter, o en nuestra newsletter semanal.

Sobre la firma

L. P. B.

Es uno de los corresponsales de EL PAÍS en EE UU, donde cubre migración, cambio climático, cultura y política. Antes se desempeñó como redactor jefe del diario en la redacción de Ciudad de México, de donde es originario. Estudió Comunicación en la Universidad Iberoamericana y el Máster de Periodismo de EL PAÍS. Vive en Los Ángeles, California.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS