Los ataques de Rusia contra la red energética ucrania dejan a Moldavia sin luz

La red de telefonía queda cortada y se suspenden todas las operaciones programadas en el pequeño país enclavado entre Rumania y Ucrania

Estación eléctrica en las afueras de Chisinau, en Moldavia, el pasado 31 de octubre.
Estación eléctrica en las afueras de Chisinau, en Moldavia, el pasado 31 de octubre.AUREL OBREJA (AP)

Moldavia ha sufrido este miércoles su peor día desde el estallido de la guerra de Vladímir Putin contra Ucrania el pasado 24 de febrero. Los incesantes ataques del ejército ruso contra la red energética de su vecino del este han provocado que la antigua república soviética se quede sin luz a las 14.30 hora local, 13.30 en la España peninsular. “Como resultado del bombardeo de Rusia contra el sistema energético de Ucrania en la última hora, tenemos cortes masivos de la energía eléctrica en todo el país. Moldelectrica [la compañía nacional] está trabajando para restaurar la conexión a la electricidad”, señaló Andrei Spînu, viceprimer ministro y ministro de Infraestructuras, en un mensaje en su canal de Telegram.

Las redes de telefonía móvil se desconectaron y los trolebuses se quedaron encallados en medio de las calles, dejando varadas a miles de personas en un día lluvioso con temperaturas cercanas a los cero grados y los semáforos sin funcionar. “Rusia ha dejado a Moldavia a oscuras”, afirmó la presidenta de Moldavia, la proeuropea Maia Sandu, inmediatamente después de conocer el apagón. “La guerra rusa en Ucrania mata a gente, destruye con misiles las viviendas y las infraestructuras energéticas. Los ataques continúan en Ucrania. La gente saca a sus heridos de los escombros. Y lloran a sus seres queridos fallecidos. No se puede revertir la vida de la gente”, añadió la jefa de Estado. “Pero se puede restablecer el suministro de electricidad. Resolveremos los problemas técnicos y tendremos luz de nuevo. Todas las instituciones estatales están trabajando en ello”, prosiguió Sandu.

Una hora después del inicio del corte, algunas localidades recuperaron la electricidad, y el transporte se restableció en la capital. Todas las operaciones planificadas por los hospitales han sido suspendidas, sin embargo, y muchos conductores han asaltado las gasolineras por temor a quedarse sin combustible. El pasado 15 de noviembre, Moldavia vivió un momento similar, solo que los cortes de luz afectaron a la mitad del país y duró unas dos horas. En esta ocasión, el enclave moldavo prorruso de Transnistria también ha visto interrumpida la corriente de luz en su territorio, según informó la prensa de la región separatista, donde hay alrededor de 2.000 soldados rusos, después de que se proclamara independiente de facto en 1991.

“Otra vez bombardeando Ucrania y, de nuevo, Moldavia sin electricidad. Más del 80% de la electricidad que recibimos llega a través de la línea que pasa por la región de Transnistria y luego llega a Chisinau [la capital del país]. Cuando hay bombardeos en Ucrania, esta línea se desconecta de manera automática y nos quedamos sin luz”, explicó el experto en energía Sergiu Tofilat a la cadena de televisión TV8.

Moldavia está siendo objetivo de una guerra híbrida acometida por Moscú para desestabilizar el país. Además de la desinformación y el robo de datos de altos cargos, como la presidenta o ministros, el Kremlin ha usado el gas para chantajear a Chisinau, que depende por completo del hidrocarburo ruso. “No podemos confiar en un régimen que nos deja a oscuras y con frío, que mata intencionalmente a personas, simplemente por el deseo de mantener a otros pueblos en la pobreza y la humillación. No importa lo difícil que sea ahora, nuestro único camino, la vía de futuro de la República de Moldavia, debe seguir siendo hacia un mundo libre”, aseguró la presidenta. El Ministerio de Asuntos Exteriores moldavo llamó a consultas al embajador ruso en Chisinau, Oleg Vasnetov, para expresar su enorme malestar por la situación creada por los ataques rusos en la vecina Ucrania.

Amenazas de Gazprom

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

El gigante energético ruso Gazprom amenazó el martes con reducir el suministro de gas a Moldavia, tras acusar a Ucrania de apropiarse de una parte del gas exportado a territorio moldavo. Según la versión del Kremlin, Ucrania se ha quedado de forma ilegal en noviembre con 52,5 millones de metros cúbicos, un gas que iba destinado a otros países. Kiev rechazó las acusaciones de la gasista y acusó a Rusia de utilizar la energía como herramienta política para limitar el abastecimiento a Europa.

En un contexto de caída de las temperaturas en Europa —lo que ha incrementado la demanda de gas, sobre todo destinado a la calefacción—, Gazprom anunció que reducirá aún más el suministro a Moldavia, hasta un 56%. ”Gazprom, en un estilo hostil al que ya nos hemos acostumbrado, nos amenaza con una mayor reducción del suministro de gas. Acusan a Ucrania y Moldavia de afirmaciones falsas. Para ser claros, todo el gas entregado a Moldavia llega a nuestro país y será pagado por nosotros”, aseguró el vice primer ministro Spînu, que precisó que el país tiene almacenado más de 200 millones de metros cúbicos de gas, una reserva que le permitiría resistir durante un mes y medio.

Sigue toda la información internacional en Facebook y Twitter, o en nuestra newsletter semanal.

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites
Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS