_
_
_
_
_

Carlos III transfiere al príncipe Guillermo el cargo de coronel en jefe del cuerpo aéreo del ejército en su primer acto conjunto desde 2022

El monarca, que ha confesado que ha perdido el sentido del gusto a causa de su tratamiento contra el cáncer, desempeñó este puesto durante décadas. La decisión de ceder el rol a su primogénito en vez de a Enrique, que sirvió en esta unidad militar, se percibe como un nuevo golpe al duque de Sussex

El rey Carlos III entrega oficialmente el cargo de coronel jefe del cuerpo aéreo del Ejército al príncipe Guillermo
El rey Carlos III entrega oficialmente el cargo de coronel jefe del cuerpo aéreo del Ejército al príncipe Guillermo frente a un helicóptero en el Centro de Aviación del Ejército en Middle Wallop, Reino Unido, el 13 de mayo de 2024.Kin Cheung (via REUTERS)

El rey Carlos III (75 años) ha transferido este lunes 13 de mayo de manera oficial a su primogénito, el príncipe Guillermo (41 años), el cargo de coronel en jefe del cuerpo aéreo del ejército, tal y como se había anunciado en agosto del año pasado. Lo ha hecho en el centro de aviación de Middle Wallop, en el condado de Hampshire, en lo que ha supuesto el primer acto público conjunto de padre e hijo desde 2022. El monarca, que actualmente se somete a un tratamiento oncológico, desempeñó este puesto durante tres décadas como príncipe de Gales y tras su ascenso al trono, el 8 de septiembre de 2022, se lo cede ahora a su heredero.

El soberano se ha reunido con el príncipe de Gales en un inusual compromiso oficial conjunto en la base de Middle Wallop para hacer la transferencia formal del cargo. El cuerpo aéreo del ejército es la antigua unidad militar en la que sirvió el hermano de Guillermo, el príncipe Enrique (39 años), como comandante y copiloto de los helicópteros Apache durante su segundo despliegue con las tropas aéreas británicas en su misión en Afganistán, en 2012. Por eso, la decisión de Carlos III de ceder este rol a Guillermo en lugar de a su hijo menor, a quien en principio iba destinado este cargo, se percibe desde los medios como un nuevo golpe al duque de Sussex, que en 2020 se apartó como miembro activo de la monarquía británica y vive ahora en Estados Unidos con su esposa, Meghan Markle, y sus dos hijos pequeños, Archie y Lilibet. Ello se suma, además, a que el acto de este lunes de padre e hijo se produce menos de una semana después de que Enrique estuviera en suelo británico y no se viera con ninguno de los dos.

Antes de transferir el cargo a Guillermo, en una visita previa al Museo Aéreo del Ejército, el rey ha afirmado esta mañana que le producía una “gran alegría” reunirse con militares, sus familias y veteranos, pero ha confesado que el acto también estaba “impregnado de gran tristeza”, ya que había desempeñado esas funciones durante 32 años. “Confío en que vayan de logro en logro en el futuro con el príncipe de Gales como su nuevo coronel en jefe. Lo bueno es que es muy buen piloto, así que eso es alentador”, comentó el soberano con un toque de humor sobre su hijo mayor.

Sin embargo, ha sido otra confesión la que ha acaparado titulares de medios británicos, como el Daily Mail. Durante esta visita al museo, Carlos III ha revelado que ha perdido su sentido del gusto durante el tratamiento contra el cáncer, enfermedad que hizo pública el pasado mes de enero. Lo ha hecho durante una conversación con el veterano del ejército británico Aaron Mapplebeck, que ha reconocido que se sometió a quimioterapia el año pasado por un cáncer testicular y sufrió este efecto secundario, algo que el monarca también ha confesado padecer. El palacio de Buckingham aún no ha confirmado los detalles del tratamiento del rey, y los funcionarios reales solo han dicho hasta ahora que está siendo tratado tras ser diagnosticado de “una forma de cáncer”.

El rey Carlos III saluda a los soldados a su llegada al Centro de Aviación del Ejército en Middle Wallop, Reino Unido, el 13 de mayo de 2024.
El rey Carlos III saluda a los soldados a su llegada al Centro de Aviación del Ejército en Middle Wallop, Reino Unido, el 13 de mayo de 2024.Kin Cheung (via REUTERS)

Durante el evento de este lunes, el rey ha presentado una placa conmemorativa del modelo de helicóptero Apache AH Mk.1, la primera de ese tipo que se instala en un museo británico. Por su parte, Guillermo de Inglaterra se ha embarcado en su primer compromiso con el cuerpo aéreo esta misma tarde, con una sesión informativa acerca de lo que implica este trabajo. Durante el acto se le ha visto vestido de militar y atendiendo a las instrucciones de sus compañeros dentro del propio helicóptero.

Este encuentro público entre padre e hijo llega apenas seis días después de que Enrique aterrizara en el Reino Unido para pasar tres días en Londres con motivo del décimo aniversario de los Juegos Invictus, la competición deportiva creada por él en la que participan veteranos de guerra heridos en combate. La visita del duque de Sussex causó revuelo en el país, ya que durante su estancia en la capital británica no se reunió ni con su padre ni con su hermano mayor, Guillermo, así como tampoco con su cuñada, Kate Middleton, que, como el rey, también está recibiendo tratamiento por un tipo de cáncer del que no se han dado más detalles. El motivo de que Carlos y Enrique no se reunieran, como hicieron por última vez en febrero, fue la “apretada” agenda del rey en los días en los que su hijo menor se encontraba en la ciudad, según comunicó un portavoz del duque de Sussex.

El príncipe Guillermo frente a un helicóptero Apache en el Centro de Aviación del Ejército en Middle Wallop, Inglaterra, el lunes 13 de mayo de 2024.
El príncipe Guillermo frente a un helicóptero Apache en el Centro de Aviación del Ejército en Middle Wallop, Inglaterra, el lunes 13 de mayo de 2024.Kin Cheung (via REUTERS)

La visita al Museo Aéreo del Ejército es el último compromiso oficial de Carlos III desde que regresó al trabajo a finales de abril, casi tres meses después de que Buckingham anunciara su enfermedad. Guillermo, por su parte, también se tomó un descanso de sus deberes oficiales durante varias semanas entre marzo y abril de este año, eligiendo pasar tiempo con su esposa después de que revelara que estaba recibiendo quimioterapia preventiva para el cáncer. El pasado viernes, en otro de sus compromisos oficiales, el heredero al trono confirmó que la princesa de Gales, que desde el anuncio de su enfermedad a través de un vídeo no se ha mostrado en público, estaba “bien”.

Tu comentario se publicará con nombre y apellido
Normas
Rellena tu nombre y apellido para comentarcompletar datos

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_