Descubre los másteres ‘online’ y presenciales más demandados del mercado

Realizar un curso de posgrado ayuda a ampliar las posibles salidas profesionales mientras la economía aún se está recuperando de los efectos de la pandemia

Una alumna universitaria carga material educativo de camino a su centro.
Una alumna universitaria carga material educativo de camino a su centro.Element5 Digital

Todavía inmerso en un largo proceso de recuperación tras la crisis provocada por la pandemia, el mercado laboral afronta los próximos meses entre señales que invitan a un moderado optimismo. Las ofertas de trabajo crecieron un 44,7 % en 2021 y mantuvieron la tendencia al alza en los primeros meses de 2022, si bien aún está por ver cómo afectan a la actividad empresarial y comercial los elevados niveles de inflación (que no superaba el 6 % desde 1992) y la fuerte subida de precios de las materias primas, el combustible, el gas o la electricidad, que hacen que solo el 29,53 % de las empresas, según la XXV edición del Informe Infoempleo Adecco, se planteen realizar contrataciones en lo que queda de año. En este contexto a medio camino entre la incertidumbre y las expectativas de futuro, cursar un máster o curso de posgrado es más relevante que nunca.

En un entorno laboral tan fluido y complejo, poder diferenciarse del resto de potenciales candidatos es más importante que nunca: a la digitalización acelerada de los últimos años se le han unido la creciente importancia de las habilidades blandas y el cambio de prioridades de una población que, a la hora de buscar empleo, ya no mira solo al salario (dos de cada tres trabajadores piensan que no reciben remuneración suficiente), sino también a otros factores como la conciliación, la salud emocional o un buen ambiente de trabajo. Un fenómeno que comenzó en Estados Unidos en 2021 y que se conoce con el nombre de la Gran Renuncia y que, solo en España, ha empujado a más de 30.000 personas a abandonar sus puestos de trabajo en lo que va de año. Según el informe de Adecco, seis de cada 10 trabajadores están dispuestos a hacer lo mismo si no ven cumplidas sus expectativas.

¿Por qué hacer un máster?

Solía decirse que la principal razón para cursar un máster universitario era el poder destacar sobre los demás a la hora de acceder al mercado laboral u optar a un mejor puesto de trabajo. Sin que eso haya dejado de ser válido, lo cierto es que hoy cabe preguntarse si acaso no es al revés: quizá los que destacan (y para mal) son precisamente aquellos que no lo cursan, colocándoles en una situación de desventaja. Pero hay muchos más motivos:

  • Permiten ahondar en un área de interés ya estudiado durante la carrera (o complementario) y aumentan la empleabilidad de los candidatos.
  • Conseguir un mayor reconocimiento profesional y mejores retribuciones salariales.
  • Acceder a prácticas en empresas y bolsas de trabajo.
  • Posibilidad de incrementar la red de contactos (a través de profesores, alumnos y otros profesionales) que pueden ser de utilidad en el desarrollo de nuestra carrera (networking).
  • Acceder a determinadas profesiones como la abogacía, la enseñanza en Secundaria o la psicología general sanitaria, a través de másteres habilitantes, o a estudios de doctorado.

Ahora bien, ¿debe ser la empleabilidad la que guíe nuestra elección, o debe pesar más la vocación? Como sucede a la hora de elegir un grado, es recomendable tener en cuenta ambas, como ya explicó a este medio Concepción García, vicerrectora de Empleabilidad y Emprendimiento de la Universidad Complutense de Madrid: “Yo creo que hay que compensar las dos, aunque para mí esta última es más importante. Hay que pensar que, en el futuro, van a pasar muchísimo tiempo en su trabajo, que va a formar parte de su vida y de su desarrollo personal y profesional. Tienen que pensar en algo que les guste y les motive”.

¿Cómo elegir el que más me conviene?

Una vez decididos a realizar un máster, la pregunta es cómo escoger el que más se adecúe a nuestras necesidades. Lo primero y fundamental es tener claro los objetivos que pretenden conseguirse y el tiempo del que se dispone; y luego si queremos hacerlo de manera presencial, híbrida u online, pero siempre siendo conscientes de que la calidad de la formación que vamos a recibir depende más de la institución y el claustro que del formato en sí. “Los formatos híbridos, por ejemplo, ofrecen posibilidades de extraer lo mejor del aprendizaje presencial y en remoto, si bien requieren de un mayor esfuerzo (en dedicación temporal síncrona) y del desplazamiento físico para asistir a las clases”, afirmaba Luis Vives, vicedecano de programas de Esade Business School, en una entrevista con EL PAÍS el pasado mes de marzo.

A la hora de elegir centro educativo, conviene fijarse en factores como el prestigio de la institución tanto en el ámbito empresarial (si procede) como académico; la metodología empleada; el profesorado; la flexibilidad del máster; la existencia de servicios como bolsas de trabajo o una red de alumni y, por supuesto, el coste de la formación que vamos a recibir.

Los másteres más demandados

Como cada año, los MBA figuran entre las formaciones de posgrado más demandadas por los estudiantes, pero no son los únicos. La transformación digital, por ejemplo, ha hecho que la demanda de perfiles relacionados con la informática no deje de crecer, por lo que también lo han hecho las especializaciones dentro del sector; y la crisis provocada por la pandemia hizo también que aumentara el interés por las profesiones sanitarias. Esta es una selección de las formaciones más buscadas en el portal Emagister:

  • Másteres en Salud: destacan las especializaciones de enfermería, nutrición, salud mental y emocional, gerontología y psicología, entre muchas otras.
  • Másteres en Administración de Empresas: los distintos MBA presentan un grado de empleabilidad muy elevado que hace que nueve de cada 10 graduados tengan trabajo asegurado tras completar estos estudios. En el contexto actual, serán más relevantes aquellos MBA de prestigio (online o híbridos) que fomenten las habilidades blandas y las capacidades de emprendimiento e innovación.
  • Educación: la pandemia ha hecho que la educación se haya colocado de nuevo en el centro del debate. Algunos de los campos más interesantes para la formación continua de la comunidad educativa son los de prevención e intervención frente al acoso escolar, educación especial, inteligencias múltiples, neuroeducación y psicopedagogía.
  • En Comunicación y marketing, los perfiles relacionados con las nuevas tecnologías copan los másteres más buscados: comunicación digital y política, monetización y venta digital, marketing o comunicación corporativa.
  • Informática: perfiles como arquitecto de datos, desarrolladores web, especialistas en ciberseguridad, hacking ético, ingeniería informática, inteligencia artificial o Big Data.
  • Arte, Diseño y Estética: diseño gráfico y de interiores, diseño industrial, desarrollo de videojuegos, artes visuales y multimedia...
  • Industria: las energías renovables, la gestión medioambiental y los posgrados en Farmacia destacan entre las áreas más interesantes.

FORMACIÓN EL PAÍS en Twitter y Facebook

Suscríbase a la newsletter de Formación de EL PAÍS


EL PAÍS de la mañana

Despiértate con el análisis del día por Berna González Harbour
RECÍBELO

Sobre la firma

Nacho Meneses

Coordinador y redactor del canal de Formación de EL PAÍS, está especializado en educación y tendencias profesionales, además de colaborar en Mamas & Papas, donde escribe de educación, salud y crianza. Es licenciado en Filología Inglesa por la Universidad de Valladolid y Máster de Periodismo UAM / EL PAÍS

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS