Las catástrofes naturales en España tuvieron un coste de 3.600 millones de euros en 2021

La erupción volcánica de La Palma y el temporal de Filomena dispararon las indemnizaciones de los seguros el año pasado

Vista del humo y la lava procedentes del volcán, en La Palma. Foto: ARTURO RODRÍGUEZ | Vídeo: EPV

Las catástrofes naturales supusieron en España un coste total de alrededor de 3.600 millones de euros el año pasado, según el último Barómetro Anual de las Catástrofes. Solo un tercio de los daños causados estaba asegurado. En el informe, presentado este miércoles en Madrid, se analiza el coste de los 10 principales desastres naturales ocurridos en España en 2021, entre los que destacan el temporal de Filomena, en enero del año pasado, y, nueve meses después, la erupción del volcán de La Palma, con unos costes asegurados de 505 y 233 millones de euros respectivamente. A la presentación ha asistido la Subsecretaria del Ministerio del Interior, Isabel Goicoechea, que ha insistido en que, en materia de protección civil, no hay que hablar de “gasto”, sino de “inversión”.

El 2021 fue un año marcado por dos grandes catástrofes naturales que dispararon las cantidades pagadas por los seguros frente a los años precedentes. El total de indemnizaciones, de 2.320 millones de euros, fue un 63% mayor que en 2020, y un 29% superior a la cifra de 2019. Aunque la erupción volcánica ocurrida en La Palma acaparó, de acuerdo con el Barómetro, cerca de uno de cada cuatro euros indemnizados, los fenómenos metereológicos extremos fueron las catástrofes de mayor impacto. Con el temporal de Filomena a la cabeza —que tiñó de blanco la Península en enero de 2021— estos eventos supusieron casi el 60% de las indemnizaciones abonadas por los seguros el año pasado. Verónica López Sabater, consultora de economía aplicada para Analistas Financieros Internacionales (AFI), ha advertido en la presentación del informe del riesgo que suponen estos fenómenos. Según el Foro Económico Mundial, son los eventos que generan impactos más severos.

Economía e infraestructuras críticas

“Un evento catastrófico se filtra en toda la economía”, ha señalado López al analizar el efecto de las catástrofes en el tejido económico español. La consultora de AFI ha querido insistir en que medir los efectos en función de las variaciones del producto interior bruto (PIB) puede resultar engañoso, pues, como solo recoge el valor de la producción de bienes y servicios nuevos —y no los que ya existían—, y estos eventos podrían incluso contabilizarse como positivos sobre el PIB, por contemplar actividades relacionadas como las labores de reconstrucción. Con estos matices, y contando efectos directos e indirectos, el Barómetro recoge que impacto sobre el PIB habría sido de 1.126 millones.

Esta contracción económica, que afectó sobre todo al sector primario, supuso una caída de la facturación para las empresas de 3.200 millones de euros, aunque buena parte fue compensada por el Consorcio de Compensación de Seguros y Agroseguro. Entre las dos, apunta el Barómetro, compensaron la mitad de las pérdidas a las empresas directamente afectadas. Aunque Castilla—La Mancha (23%) y la Comunidad Valenciana (15%) fueron las comunidades más afectadas por la pérdida bruta de actividad, en términos per cápita La Rioja fue la más impactada, debido a las inundaciones sufridas en otoño. El impacto económico se tradujo, también, en el mercado laboral: se perdieron hasta 23.000 empleos en todo el país por los desastres naturales.

Las pérdidas materiales ascendieron, según el Consorcio de Compensación de Seguros, a 1.300 millones de euros. Estas se produjeron principalmente en viviendas (62%) y en comercios y almacenes (19%). A nivel territorial, Canarias fue la región más afectada, con el 41% de los daños materiales provocados por las catástrofes naturales en 2021. Sin embargo, esta cifra bruta, condicionada por la erupción del volcán de La Palma, no se traduce en términos per cápita: Navarra, por las inundaciones de diciembre de 2021, fue la comunidad con mayor coste, con 254 euros por habitante.

En cuanto a las infraestructuras críticas —definidas en la presentación por Leire Labaka, profesora titular de la Escuela Superior de Ingeniería Tecnun Universidad de Navarra, como aquellas “esenciales para el bienestar de la sociedad”— el informe calcula que el impacto de las diez mayores catástrofes fue de 522 millones de euros. El pedrisco y las lluvias de mayo y junio fueron los fenómenos que mayor efecto negativo tuvieron, aunque, según el informe, solo afectaron a la alimentación como infraestructura crítica. Filomena, por su parte, afectó a las cinco principales infraestructuras: alimentación, transporte, energía, salud y agua.

Con todo, a pesar de la excepcionalidad del año pasado, el Barómetro deja una cifra positiva. Tras haber sufrido una erupción volcánica masiva y un temporal histórico, además de lluvias torrenciales, incendios e inundaciones, el 2021 fue el año de la serie histórica —elaborada desde hace 27 años— en el que menos personas murieron por catástrofes naturales. De acuerdo con los datos de Protección Civil, 19 personas fallecieron debido a las catástrofes que asolaron España.

EL PAÍS de la mañana

Despiértate con el análisis del día por Berna González Harbour
RECÍBELO
Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS