Antonio Garamendi, reelegido como presidente de la CEOE

El vasco supera a su rival, Virginia Guinda, tras obtener el 83% de los votos, y seguirá al frente de la patronal española hasta 2026

Antonio Garamendi celebra su reelección como presidente de la CEOE este miércoles en Madrid.
Antonio Garamendi celebra su reelección como presidente de la CEOE este miércoles en Madrid.EFE/JUAN CARLOS HIDALGO (EFE)

Antonio Garamendi (Getxo, Vizcaya, 64 años) seguirá siendo el presidente de la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE) hasta 2026. El vasco ha obtenido el respaldo mayoritario de los socios de la patronal española al sumar el 83% del total de los votos (534), frente al 13% de su rival (87), la empresaria catalana Virginia Guinda. A pesar de su holgada victoria —se han computado 14 votos en blanco y 8 nulos—, Garamendi afronta su segundo mandato al frente del órgano de representación de los empresarios algo más debilitado que en 2018 (entonces no tuvo oposición), después de que algunas organizaciones territoriales, como Foment del Treball, la patronal catalana e impulsora de la candidatura de Guinda, hayan criticado internamente su gestión.

“Es un día alegre, de democracia, donde hemos apostado por el rumbo de la organización para los próximos años”, ha celebrado Garamendi, durante el discurso posterior a su nombramiento. En él ha pedido también unidad a la confederación después de unas elecciones en las que se ha enturbiado el ambiente en los últimos días. “Tenemos que salir de aquí unidos. Nos necesitamos todos, sobre todo ahora que vienen años difíciles. Aprovechando que estamos en este auditorio, cuando una orquesta funciona es cuando todos los instrumentos son imbatibles, y por eso os invito a que trabajemos como siempre, juntos”, ha indicado.

A pesar del escaso respaldo obtenido, Guinda se ha mostrado satisfecha con el resultado. “En las pocas semanas que he dedicado intensamente a esta campaña he conseguido reflejar que es posible desear que haya más debate interno en CEOE”, ha valorado. “Estoy contenta de mi aportación y para mí empieza una nueva etapa”, ha expresado, sin dar más detalles. Fuentes cercanas a su candidatura esperaban obtener un 15% de los votos, y consideraban como un éxito llegar al 20%. Unas cifras que, finalmente, se han quedado muy lejos de las obtenidas.

A pesar de que ninguno de los dos aspirantes se ha manifestado al respecto, la posición de Guinda dentro de la CEOE queda muy debilitada tras su derrota. E incluso su continuidad en la confederación podría estar en el aire. La empresaria catalana forma parte de la junta desde 2018, y tras el golpe en las elecciones podría quedar fuera de la nueva composición. Antes de comenzar con su discurso, Garamendi ha anunciado que la próxima junta directiva en la que se nombrará al nuevo comité se llevará a cabo el próximo 21 de diciembre. “No es el momento de hablar de eso, pero es evidente que no está en mi mente dejar fuera a una organización tan importante con Foment”, ha explicado el vasco en un corro con los periodistas, preguntado por la posible salida de su rival. “No estaría bien hablar de esto sin contar con la junta directiva, que es con los que hay que tratar estos temas”, ha añadido, sin dejar del todo cerrado el tema.

Al mismo tiempo, Garamendi ha asegurado que las empresas se encuentran “precoupadas” tras las últimas actuaciones del Gobierno. “Estamos viendo leyes a la carta, impuestos a la carta que generan inseguridad jurídica, e incluso estamos viendo que no hay calidad en la norma, de tal manera que incluso nos encontramos con situaciones rocambolescas”, ha indicado el vasco, en referencia a la ley de “sí es sí” aprobada recientemente por el Ejecutivo. Garamendi ha recordado la importancia del papel que ostenta la patronal en el diálogo social, y aunque ha advertido que seguirán buscando el consenso, “diremos que sí cuando toque, y no cuando sea razonable, desde la moderación y la independencia”.

Fría cordialidad

Las elecciones a la CEOE han tenido lugar este miércoles en el Auditorio Nacional de Música de Madrid, y los más de 700 vocales-electores convocados se han ido acercando hasta el lugar de la votación desde las 10 de la mañana. El resultado final, sin embargo, no se ha hecho público hasta pasadas las dos de la tarde. Tanto el propio Antonio Garamendi como Virginia Guinda han acudido a primera hora de la mañana a depositar su voto.

A pesar de contar con menos apoyos que su adversario, Guinda se mostraba optimista y “con ganas de disfrutar de este día”, según reconocía a EL PAÍS horas antes de conocerse los resultados. El malestar por no poder dirigirse a los socios antes de la votación seguía presente entre aquellos partidarios de su candidatura, aunque no consideraban que fuera a resultar determinante en el resultado final.

Las dos urnas que se habían dispuesto para la votación se han cerrado a las una y media, y el cómputo de las papeletas se ha extendido hasta las dos y media de la tarde. En este tiempo, tanto Garamendi como Guinda han permanecido fuera del auditorio, hasta minutos antes de que se diera a conocer el resultado. El encuentro entre ambos candidatos ha sido frío, después de que su relación se haya resentido en las últimas semanas.

Durante su discurso de agradecimiento, Garamendi ha hecho una única mención a Guinda, al recordarle que las elecciones se habían celebrado de forma “democrática”. Lo que ha evidenciado el malestar del presidente de la CEOE con algunas de las acusaciones de la empresaria catalana, que había denunciado que la ausencia de un reglamente electoral impedía, por ejemplo, que pudiera dirigirse a los votantes antes de que se abrieran las urnas.

La jornada electoral se ha desarrollado en medio de un clima de concordia, a pesar de las diferencias que existen entre algunas patronales. Muchos vocales acudían a Madrid desde otros territorios, y el encuentro ha dado pie a selfies y conversaciones largas y variadas.

Acelerar la negociación colectiva

Las elecciones de la CEOE habían resultado un freno a la hora de avanzar con las distintas mesas de diálogo en las que se encuentran inmersos el Gobierno, la patronal y los sindicatos. Antes de que se consumase la reelección de Garamendi, la vicepresidenta económica, Nadia Calviño, se mostraba confiada en que las negociaciones pendientes con la patronal, como la definición de un acuerdo salarial para el próximo trienio, la futura subida del salario mínimo, o la segunda parte de la reforma de las pensiones, pudieran acelerarse tras los comicios. "Vamos a ver si después de estas elecciones y con el resultado que salga podemos reactivar este pacto de rentas, porque yo creo que la voluntad de todos los agentes sociales está ahí, y a ver si se alinean todos los incentivos y podemos terminar de acordar ese tema, que sería muy importante para nuestro país", ha señalado. Tras la victoria de Garamendi, el secretario general de CC OO, Unai Sordo, ha felicitado a su paisano a través de las redes sociales. "Enhorabuena, Antonio Garamendi, por tu reelección al frente de CEOE. Quienes defendemos un sistema de relaciones laborales democrático sabemos de la importancia de contar con interlocutores fuertes y representativos", escribió Sordo. 

EL PAÍS de la mañana

Despiértate con el análisis del día por Berna González Harbour
RECÍBELO

Sobre la firma

Gorka R. Pérez

Es redactor de la sección de Economía y está especializado en temas laborales. Ha desarrollado la mayor parte de su carrera en EL PAÍS. Antes trabajó en Cadena Ser. Es licenciado en Periodismo por la Universidad del País Vasco y Máster en Información Económica de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS